martes, 1 de junio de 2010

Invertir vuelve a tener crédito


El Gobierno pondrá a disposición 8000 millones de pesos para créditos al sector productivo. Fijó una tasa del 9,9 por ciento y un plazo de cinco años. Los proyectos deberán ser aprobados por un comité oficial. Satisfacción empresaria.


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó ayer el Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario. Se trata de una línea de créditos blandos para inversiones del sector productivo, a una tasa de interés fija del 9,9 por ciento anual en pesos y con un plazo máximo de cinco años. Los préstamos los canalizará el sistema bancario, tanto de parte de entidades públicas como privadas, el cual se fondeará a través de redescuentos del Banco Central. Para ello el Gobierno pone a disposición de los bancos 8000 millones de pesos que las entidades podrán captar respaldándose en sus tenencias en títulos públicos. Por su parte, una unidad evaluadora compuesta por los ministerios de Economía, Industria y Agricultura evaluará los proyectos que presenten las empresas. No se hará distinción por tamaño de empresa.

“El objetivo es incrementar y profundizar el modelo de consumo interno y exportación”, dijo la Presidenta durante un acto en la Casa Rosada. La medida apunta a incentivar proyectos de inversión destinados a la sustitución de importaciones, la integración de procesos productivos y mejora de las exportaciones. “Tiene que ver con esta etapa que se inicia en 2010, luego de un 2009 que fue muy difícil”, sostuvo el ministro de Economía, Amado Boudou, quien estuvo a cargo de las precisiones del programa. El ministro insistió en que la política actual busca apuntalar la demanda desde dos aristas: el consumo y la inversión pública. “Estas medidas permitieron sortear la crisis e iniciar un crecimiento este año que va a ser muy importante, por encima del 5 por ciento del PIB”, agregó Boudou.

El programa anunciado contempla la asignación, a partir de hoy y hasta fin de año, de 8000 millones de pesos de inversión para el sector productivo. “Sin hacer distinción entre pequeña, mediana o gran empresa, pero sí haciendo distinción muy fuerte en aquellos procesos que sean de creación de valor, de sustitución de importaciones y de generación de empleos”, explicó el ministro. Los fondos provendrán de las reservas del Banco Central, que los volcará en las entidades financieras como redescuentos “utilizando como garantías los títulos públicos que poseen en cartera”.

De esta manera, las empresas podrán obtener financiamiento a una tasa de un dígito. Los créditos se otorgarán al 9,9 por ciento anual, mientras que actualmente la tasa para la compra de bienes de capital se ubica entre el 14 y 16 por ciento. “Son tasas como nunca se vieron en las últimas décadas, de 9,9 por ciento en pesos, a cinco años”, resaltó la presidenta Cristina Fernández.

Los proyectos se analizarán por una unidad de evaluación conformada por los ministerios de Economía, de Industria y de Agricultura. “Una vez que sean declarados admisibles pasan al sistema financiero tanto público como privado, que serán parte de este programa”, detalló Boudou. El empresario podrá presentarse sólo, con su plan de inversión, directamente a la unidad evaluadora o ir acompañado del banco con el que suele operar. “En el último caso, la ventaja es que el análisis crediticio ya estaría hecho y simplifica las cosas”. No obstante, igual tiene que presentarlo el empresario, explicó a este diario Boudou.

Luego de aprobado, se otorga el crédito y esos bancos recurren al fondeo del Central. “La medición de la capacidad de devolver el dinero va a estar en el sector financiero, que además se va a fondear con títulos de la deuda pública”, reiteró Fernández de Kirchner. La mandataria aseguró que no hubo intención de “circunscribir sólo al sector público” la decisión de canalizar los préstamos. “Hay empresas que ya trabajan con algunos bancos hace años. No queremos generar omnipotencia estatal. Sí lo consideramos necesario e imprescindible”, señaló.

Los empresarios consultados al finalizar el acto se mostraron satisfechos con el anuncio, desde los más afines al Gobierno hasta los más beligerantes. “Es una definición política muy interesante. Para la producción, una tasa subsidiada de un dígito es más que importante”, dijo a este diario el titular de la Cámara de la Industria del Calzado, Alberto Sellaro. El presidente de la Unión Industrial, Héctor Méndez, consideró que la falta de financiamiento es una condición histórica, que “pese a la voluntad de los gobernantes, nunca se pudo resolver”. “Esto es una medida importante porque va a permitir financiar la compra de activos fijos o bienes de capital que la industria necesita para mejorar la competitividad. Faltan muchas cosas, pero lo importante es no quedarse quietos, y el Gobierno se está moviendo”, finalizó Méndez.


Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-146730-2010-06-01.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada